domingo, 30 de octubre de 2016

17 HORAS PARA VIVIR



"Estar PRESENTE es tener PODER"



¡Bienvenidos a todos, Amig@s!

¡De nuevo encantada de Conectar con cada uno de vosotros y crear un NUEVO MUNDO!

Si consideráramos cada día como una vida, una única vida de la que dispusiéramos, y tuviéramos que crear un guión con ella, ¿Qué elegiríamos para ese guión?

Una pequeña pregunta nos daría una pista importante: ¿Sientes que Creas tu vida o, que la Vida te crea a ti?

En las 17 horas que permaneces despierto/a, ¿eliges una ACTITUD de CREAR o te sientes pasivo totalmente?

Si estás dentro de la segunda opción, está claro que no sabes aún el Poder que tienes.

Pero definamos Poder. Hoy en día hay muchas corrientes que son buenas, estamos conectando con una necesidad de vivir plenamente; sin embargo, nos hacen partícipes de una idea que es muy primaria: Sólo hemos de aceptar lo bueno, lo que nos gusta, lo brillante, el éxtasis...

Si la etiqueta es: "esto no es bueno", entonces el día es sencillamente una "porra"

Nos dicen que hemos de seguir superándonos de forma continua, siendo cada vez más y más eficaces, más y más productivos, saber más, avanzar más. Pero cabe preguntarse si avanzar es fluir con la Vida, o, por el contrario, atascarnos, forzar, desperdiciar el día juzgándonos y criticándonos por no llegar más y más lejos.

Algunos nos dicen que si tu vida no es brillante, buena, exitosa y perfecta; entonces no estás en tu línea de Poder.

¡¡Pues nada de eso, señores!! Podemos fijarnos, cómo hemos convertido las tendencias actuales emocionales y psicológicas en infantiles.

Somos "niños/as" cuando no queremos comprometernos ni vibrar con lo que no nos gusta. Somos niños cuando nos hacemos frágiles no aceptando gustosamente las oportunidades de crecer ante los problemas que se nos plantean. Somos niños cuando no sabemos aceptar los retos y abrirnos de corazón a entenderlos suavemente, porque en ellos está nuestra mayor creación.

Confundimos "Crear el día" con "Quiero el pastel más grande de la fiesta"

Poder es Crear, no es etiquetar. Poder es gozo y satisfacción, no desaliento que proviene de enjuiciar determinados acontecimientos que, si los sembráramos, saldrían de ellos árboles maravillosos. Poder es sentir la oportunidad de dejar nuestro sello como algo valioso.

Algunos dicen: si te has caído, es que no has sabido crear tu día, ni has tenido Poder. Si has tenido un desencuentro con una persona cercana, es que no lo has hecho bien. Si algo no ha ido como "debiera", es que no te has enterado de nada de lo que te dicen; o, peor aún, en ti no funciona.

Y uno acaba sintiendo encima más culpa, que es raro, no merecedor, o tonto. Y entonces la decepción nos lleva a abandonar cualquier posibilidad de crecer y manifestar nuestro verdadero y auténtico Poder.

¿Consideramos que esas corrientes actuales que no soportan ni la más mínima contrariedad, nos hacen ser dueños realmente de nuestra vida? ¿O por el contrario, nos hacen frágiles, en cuanto a no resistir, en cuanto a ser niños sin compromiso con lo que la Vida nos trae?

Muchos orientales dicen: "no tires el problema, dentro se encuentra la solución"

Pero a veces nuestros oídos no quieren escuchar, ni nuestros ojos mirar. Por eso reiteramos en los mismos tropiezos, por eso envejecemos, por eso perdemos la esperanza.

Vivir es principalmente "Ser testigo de nuestra Grandeza" y, para ello, sería deseable que al despertar, conectáramos con ese lugar interior de nuestro Ser, que sabe que somos partícipes de Elegir consciente y plenamente, cambiando el mundo con nuestras respuestas y con nuestras actitudes.

¿De quién nos enamoraríamos, de una persona que no resiste nada, o de un ser que admiraríamos por su forma de "estar en el mundo"?

Os pongo un ejemplo, para que lo sencillo sea nuestra Guía.

Una persona con verdadero Poder, sabe "mirar" su problema, sabe "ver" que dentro de él se esconden respuestas que anteriormente había pasado por alto. Quizás puede plantearse que no ha perdonado algo de su pasado, que sus verdaderas emociones son tapadas, porque la rabia no está bien vista en nuestra sociedad. Tampoco está bien visto decir que uno tiene miedo (lo tapamos con palabras como estrés, cuando en realidad es sencillamente miedo)

¡Cuánto bien nos haría compartir verdaderamente nuestras emociones como seres humanos maravillosos que somos, como seres que aprendemos a admirarnos cada día más por nuestra grandeza!

Una persona con Poder, se sienta a la mesa con "su depredador", a solas con él, y le pregunta qué no ha podido expresar en la vida, en qué se ha atascado, en qué se engaña o qué guarda durante años en secreto.

También le pregunta a su niño/a interior herido qué es lo que verdaderamente necesita, no sucedáneos de placer, sino sus necesidades más auténticas de Amor y cariño.

Por eso, una persona con Poder, baja a su Sótano regularmente a limpiar de trastos sucios y viejos lo que ha almacenado por años.

Si una noche bajásemos a ese Sótano, tuviéramos la valentía de mirar y osáramos tirar todo aquello que ya hemos dejado atrás, el día siguiente sería con seguridad, magnífico. O al menos, sería el comienzo de una Nueva Vida, os lo aseguro.

¿Lo hemos hecho? ¡Entonces no juzguemos, hagámoslo!

Nos sentiremos Libres, conscientes, ligeros, abiertos a nuevas experiencias. Y nuestras 17 horas serán horas de presencia, de sentir la Vida en cada poro de nuestra piel. De sentir que podemos poner nuestro "Sello" que es lo más grandioso: "nuestro registro de Valor" en este mundo maravilloso, incontrolable e impredecible.

¡Vivamos cada día como 17 horas únicas de "presencia" y de Grandeza, Amig@s!

¡Un enorme beso para tod@s!

¡JUNTOS CONSTRUIMOS UN NUEVO MUNDO!

Mayte Pascual



2 comentarios:

  1. Enhorabuena por este artículo, nos ayuda a conectar con nuestra parte más auténtica. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Mer. Entre todos, con nuestras pequeñas aportaciones, llegaremos tan lejos como deseemos. No estamos solos ¡Estamos en Conexión! Un beso.

      Eliminar

Si tienes comentarios que nos puedan hacer crecer a todos anímate a compartirlos.