miércoles, 3 de abril de 2013

ENTRENAMIENTO PARA EL DESEO

El DESEO es el MAESTRO de nuestro VALOR


¡Hola de nuevo, amig@s!

 

El título de hoy es un reto, sin duda alguna. Al menos para mí.

 

Llevo trabajando con la mente humana mucho tiempo y, si me preguntaran cuál es la barrera más difícil con la que me he enfrentado, diría sin titubear que es la FALTA DE DESEO.

 

He de aclarar antes de comenzar, que el DESEO no solo no es negativo, sino que supone una valentía en la Vida y que, tarde o temprano, definirá nuestro carácter, nuestra personalidad y, si sabemos trabajarlo, también nuestra parte más auténtica, nuestro NÚCLEO EXISTENCIAL.

 

El DESEO es una escalera que nos comunicará con nuestra ESENCIA de seres profundamente espirituales a la vez que humanos.

 
El DESEO nos conduce a través de SENDEROS de AUTENTICIDAD y HUMANIDAD
 


El problema es que los profesionales de la mente no lo hemos sabido abarcar bien, en su verdadera dimensión, en toda su expansión.

 
Ya os habréis dado cuenta de que no solo hablo del deseo en el área sexual, sino en toda su gama de posibilidades.
 

                   UNOS DESEOS NOS COMUNICAN CON OTROS

 
Solo existe un PROBLEMA: que el DESEO parta de una necesidad adictiva de LLENAR UN VACÍO, que parta de una DEPENDENCIA y, que se convierta en una ADICCIÓN.
 

Muchos deseos pertenecen al área del EGO, son NECESIDADES o DEPENDENCIAS EMOCIONALES.


Y si los sentimos, no hay que juzgarlos, están bien, tienen su papel.
 

Si os habéis fijado, el único problema con el que nos encontramos es EL LUGAR DESDE EL QUE PARTE.
 

Algunas personas han dejado de desear por el dolor que les producía no encontrar aquello que buscaban. Está claro que lo buscaban desde su VACÍO, no desde su profunda RIQUEZA o su CENTRO.

 
El "LUGAR INTERNO" desde el que parte el DESEO resulta vital para encontrar la PAZ

 

Al DEPENDER de nuestros DESEOS para ser felices, nos estamos encerrando en una jaula de barrotes de oro.

 
Y si se cumplen nuestras añoranzas desde esta dependencia, pronto nos daremos cuenta de lo desdichados que seguimos siendo.
 

Os diré algunos ejemplos en los que vemos cuán importante resulta DESEAR desde un ENFOQUE APROPIADO, y qué ocurre cuando no lo hacemos.

 
-         Encontré a muchas personas que no encuadraron bien el ángulo desde el que parte el DESEO VITAL.
 

-         Por ejemplo, desear hacer terapia desde la simple resolución de los problemas que uno tiene, no es el mejor ENFOQUE.
 

-         Sin embargo, desear encontrar la manera de APRENDER para ser más autónomo frente a los problemas que habitualmente se repiten, YA ES UN BUEN PUNTO DE PARTIDA.
 

-         Desear a alguien para que cubra mis NECESIDADES, aunque sean afectivas y legítimas, NO es un buen encuadre.
 

-         En cambio, DESEAR cubrírmelas yo mismo (ser responsable de las mismas) para luego aprender a VALORAR SIN DEPENDER, me abrirá nuevos campos de AUTONOMÍA que harán valorar mi propio DESEO y su verdadero potencial.

 
El auténtico DESEO nos llena de ENERGÍA y nos aporta EQUILIBRIO



-         Desear cambiar de vida, desde una HUÍDA no es un camino de Crecimiento.
 

-         Sin embargo, DESEAR CAMBIAR UNO MISMO, conocer por qué huyo y enfrentarme a ello, es el mayor soporte para tener Éxito y Prosperidad en la Vida.
 

Si os habéis fijado, los enfoques inapropiados NO ERAN VERDADERAMENTE DESEOS, sino “necesidades” más o menos encubiertas, CARENCIAS que nos impiden AVANZAR, prosperar.

 
Son “DEPENDENCIAS” en las que nos inoculamos un germen que nos produce adormecimiento. Nos quita el entusiasmo, nos convierte en niños que no soportan la frustración de sus propias exigencias.


Si deseamos como niños, no podemos AVANZAR. Nos falta una NUEVA VISIÓN.

Y como no llega lo que deseamos, nos ponemos a dar pataletas físicas o emocionales (muchos me comentaron que es mejor no desear para no sufrir)

 
Es el mayor boicot contra uno mismo. “Me corto el deseo, las esperanzas, la alegría…; y así no me frustro”

 
¡Vaya solución!

 
Si volviera El Principito a nuestro planeta nos diría: “Qué raros sois los humanos. Para no tener que madurar o crecer, os matáis en vida.”
 

Igual ocurre con el DESEO SEXUAL. Lo perdemos muchas veces porque creemos que tiene que permanecer con nosotros simplemente, sin hacer nada por nuestra parte. Lo dejamos morir. Así es.

 
Creemos que el propio DESEO nos ha de SEDUCIR, DAR PLACER, COMPLACER sin más; y nosotros NO tenemos que buscarlo, germinarlo, apreciarlo, fecundarlo.

 
El DESEO SEXUAL es una FUENTE DE RIQUEZA si lo cuidamos



A su vez, muchas personas creen que desear con avidez es una muestra de lo bien que andan con esta energía sexual, cuando tan solo es un INDICADOR de la DEPENDENCIA, de la ADICCIÓN que tienen en éste área; probablemente para sentirse más merecedores, más apreciados por los demás, más exitosos.

 
El verdadero DESEO SEXUAL parte de un ENTENDIMIENTO, de una comprensión profunda, de que nosotros mismos somos LA FUENTE, que la energía permanece en nuestro SER y, que al conectar con ella, podemos expandir nuestra CONEXIÓN con el otro/a, sintiéndola, percibiéndola.

 
Por ello nos hace AMAR AL OTRO/A, como un SER AUTÉNTICO y milagroso.

 
Amig@s, para acabar por hoy (aunque continuaré con este tema más adelante) os dejaré un bello poema muy conocido:
 

“Eres lo que es tu deseo profundo e impulsor.

 
Tal como es tu deseo, así es tu voluntad.

 
Tal como es tu voluntad, así son tus obras.

 
Tal como son tus obras, así es tu destino”.

 
Upanishad, Britadaranyaka.

  
Que vuestros DESEOS sean vuestros principales MAESTROS
 


JUNTOS CONSTRUIMOS UN NUEVO MUNDO, NOS ABRIMOS A LO NUEVO Y ESTAMOS EN CONEXIÓN.

 

¡Besos a tod@s y hasta muy pronto!

 

                                            Mayte Pascual.

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tienes comentarios que nos puedan hacer crecer a todos anímate a compartirlos.