miércoles, 27 de febrero de 2013

ENTRENAMIENTO PARA UNA VIDA PLENA


La Vida nos pone a prueba cuando tenemos que dejar atrás lo que amamos


¡Encantada de nuevo de conectar con tod@s vosotros, amig@s!

 

Hace un mes que no escribo y he meditado mucho el título de este post.

 

Los que me seguís, sabéis que llevo un año trabajándome las pérdidas: pérdidas de personas muy importantes en mi vida por enfermedad, pérdidas de estructura de vida...,  en fin, pérdidas.

 

En mi caso es mucho más fácil, ya que llevo entrenando durante más de veinte años a mis pacientes y, os aseguro que no he perdido el tiempo.



El secreto: trabajarme cada día una INTENCIÓN de ABRIRME a aquello que busco.



Todos disponemos del mismo PODER, pero el tiempo pasa, y, si lo sabemos aprovechar, corre a nuestro favor siempre.
 
 

He comprobado que cuando nos proponemos Crecer y nos entrenamos para ello cada día, la Vida nos recompensa introduciéndonos en escenarios inesperados de sorprendente belleza.

 

Tuve la suerte de aplicarme a mi misma este maravilloso conocimiento, ya que de niña, la Vida me sometió a estas pruebas y, en aquel entonces, me sentí muy desamparada y abatida.

 

Creo que las personas nos volvemos mucho más interesantes con la edad, siempre que nos hayamos trabajado cómo enfrentarnos a las pérdidas.

 

Más bellas, por dentro y por fuera, más fuertes, más seguras de nosotras mismas, más conscientes.

 

Y la razón es porque tenemos que ir acoplando y aceptando que en el camino de la Vida, no siempre nos acompañan los demás seres que amamos.

 

Esto provoca una gran fortaleza y una mayor sensibilidad que nos convierte en seres dignos y auténticos.

 

Con la edad, la Vida nos va poniendo a prueba porque nos somete al trabajo más difícil que un ser tiene que hacer desde que nace: dejar partir, dejar marchar y seguir adelante.

 

Es un trabajo que todos tenemos que realizar, más tarde o más temprano.

 

Cuando hago terapias, siempre les digo a mis pacientes que se sienten solos por algún tipo de pérdida, lo siguiente:

 

“Nadie va acompañarte el 100% de tu tiempo. Unos, porque se irán de este mundo antes que tú; otros, porque seguirán por otro camino distinto al tuyo y, los que aparentemente caminan junto a ti; no siempre estarán conectados a tus sentimientos y a tus necesidades, porque tienen las suyas propias”.

 

Para realizar un buen ENTRENAMIENTO PARA LA VIDA y trabajarnos nuestra fortaleza y nuestra independencia emocional acompañándonos en nuestro  propio camino, os propongo tres pasos:

 

-         Cada día o cada semana, dedícate un tiempo para estar contigo mismo/a. Aprende a estar solo/a, escuchando lo que necesitas, lo que sientes, tus sentimientos más profundos, sin enjuiciarlos.

 

-         Cada día o cada semana, deja a alguien ser como es. Esto significa “aceptar”, soltar la lucha, permitir que los demás sean como son. Es una de las actitudes de mayor Crecimiento. A menudo, este paso es el más difícil de comprender. Creemos que nos convierte en personas indiferentes, descomprometidas, “pasotas”. Nada de eso es cierto, más bien todo lo contrario.

 

-         Cada día o cada semana, dejar de permitir que otras personas nos traten por debajo de nuestro valor. Poner una barrera de determinación mental para el cambio, aunque aún no sepamos cómo realizarlo. Los resultados con esta Intención Profunda y sostenida llegarán.

 

Un beso muy fuerte para tod@s y mis deseos de un buen ENTRENAMIENTO PARA UNA VIDA PLENA, amig@s. Valoremos nuestro tiempo, preparémonos, crezcamos cada día. ¡¡Nos esperan pruebas importantes y hemos de estar preparados para ellas entrenándonos desde AHORA!!

 

¡¡JUNTOS CREAMOS UN NUEVO MUNDO, NOS ABRIMOS A LO NUEVO Y ESTAMOS EN CONEXIÓN!!

 

                                                      Mayte Pascual

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, nos ayuda a ser nosotros mismos y no depender de los demás.
    Enhorabuena Mayte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Mer. La dependencia nunca es "Amor" y el "Amor" es permitirnos ser quienes somos, dejar que los demás sean y se expresen como son, sin oponernos, sin crear fuerzas contrarias, siguiendo nuestro propio camino de libertad. Eso sí, alejándonos de ellos si nos dañan. Gracias a ti, por tu conexión y tu apoyo.

      Eliminar

Si tienes comentarios que nos puedan hacer crecer a todos anímate a compartirlos.