martes, 19 de junio de 2012

Parejas de Éxito (Frecuencia)

El DESEO y la FRECUENCIA van de la mano (f:google)


¡Feliz semana, amig@s!



Hablemos de un tema muy delicado en parejas: el desacuerdo general respecto a la FRECUENCIA en que se practica el sexo.



En terapia de pareja es uno de los temas más problemáticos y reiterativos que contemplo desde siempre.



Si hablamos de parejas heterosexuales, nos encontramos con una diferencia de deseo bastante sustancial.



En parejas homosexuales, la diferencia de anhelo en las relaciones, depende más de factores personales o psicológicos.



Al principio de toda relación, no existen este tipo de problemas. Todos nos adaptamos a la pareja gustosamente porque el deseo aún se mantiene despierto en la primera fase.



Es normal que el cansancio, el lugar, el modo…, nos incomoden muy poco.



El problema se presenta tras haber cumplido varios meses (actualmente  esto ya es frecuente) o varios años de encuentro.



Cuando convivimos, las personas empezamos a llenarnos de problemas y de responsabilidades.



El modo de resolverlas afecta de forma directa al sexo en la pareja.



Aunque siempre he querido sentir que hombres y mujeres podemos acercarnos y entendernos mutuamente, algo existe que nos hace diferentes en la forma general de contemplar el sexo.


La FRECUENCIA provoca DESACUERDOS importantes en la pareja (f:google)


La educación cultural es para mí el factor más importante. Ambos sexos llevamos décadas de presión sobre cómo hemos de entender, comportarnos, sentir… ante el sexo.



En anteriores artículos he hecho referencia a la presión de los medios audiovisuales, típica en occidente (en especial el cine y en la televisión), que hace que hombres y mujeres se sientan fracasados en sus relaciones sexuales.



El sexo suele presentarse de manera idílica, sin necesidad de aprendizaje alguno aunque sea un primer encuentro.



Las personas sienten en su interior y en su cuerpo una especie de explosión que les lleva (en pocos minutos) a la cumbre del orgasmo.



Igualmente, el hombre es presionado a sentir, de forma comparativa, que está por debajo del nivel óptimo para hacer que una mujer sea transportada al paraíso.



Así, ¿cómo no se van a sentir desgraciadas en esta área infinidad de personas que perciben que sus experiencias no se asemejan en nada a esta visión ideal del sexo en la pantalla?



A destacar las diferencias más importantes entre oriente y occidente:



-         Occidente: sexo como descarga final u orgasmo, sexo como fin, sexo como modo de falso éxito o ego, sexo como poder… y un sinfín de factores que conectan el sexo con algo superfluo ligado a modas, a juventud, a belleza, a lo puramente material.



-         En Oriente: sexo como medio para conectar con una espiritualidad profunda, sexo como placer ligado a sensualidad y a sentimientos, sexo como medio de acercamiento entre dos seres, ligado a contacto con uno mismo, ligado especialmente a Energía Universal en todas sus formas, a Conciencia, a lo creativo.



Existen una serie de preguntas que sería bueno que nos hiciéramos para seguir Creciendo y Aprendiendo cada día más de maravillosa energía sexual o Energía Vital (os recomiendo releer los artículos editados relacionados con el tema).



Algunas de estas preguntas son las siguientes:



-         ¿Qué es el sexo para mí?



-         ¿Qué representa en mi vida?, ¿un placer?, ¿una obligación?, ¿un problema?, ¿un acercamiento a mi mismo?, ¿un sistema de manipulación con mi compañero/a?



-         ¿Cuánto me esmero en cuidarlo y en Crecer a través de él?



-         ¿Me acerca o me aleja de mi pareja o de la persona con la que lo comparto?



En los años que llevo ejerciendo como psicóloga he podido comprobar que existen, a nivel general, unas diferencias a la hora de contemplar el sexo entre hombres y mujeres.



Los hombres son más prácticos en relación al sexo y las mujeres suelen necesitar una conexión más profunda en el terreno afectivo o emocional.



Toda generalización es injusta, lo sé, pero es un patrón bastante común en mi trabajo. Soy consciente de que existen muchos hombres sensibles a lo afectivo y mujeres poco emotivas, pero en general, el modelo anterior es el más frecuente.



Los hombres pueden tener sexo solo a nivel puramente fisiológico y las mujeres, aunque se empeñen en creerlo e imitarlos, no.



Por fortuna, actualmente ya encontramos muchos hombres que quieren tener un sexo de más alta calidad en el que el encuentro emocional, mental y afectivo esté presente.



Pero aún existen grandes desacuerdos a la hora de interaccionar con la pareja.



Un error frecuente en las mujeres es creer que cuando su compañero solicita relaciones sexuales, lo hace desde el “egoísmo”.



Las mujeres hemos de integrar el sexo como algo rico y próspero para nosotras, no sólo para ellos.



Nuestra asignatura pendiente es ABRIRNOS a nuestro cuerpo y a la energía sexual o Energía Vital frente al hombre. No sentirnos separadas de él sino beneficiarias de nuestro complemento.



El error más común de los hombres es NO FIJARSE en dar aquello que necesitan las mujeres para CONECTAR con ellos sexualmente: sensibilidad, ternura, acercamiento emocional, conexión.



En líneas generales, .



Muchas disfunciones sexuales en el hombre provienen de un mal ENFOQUE mental.



Se centran en si tendrán éxito o no, en si serán aceptados por la compañera/o o no, y no en DAR, contemplar el placer que pueden ofrecer y SENTIR esa importante CONEXIÓN con la Energía Vital de su pareja.



En oriente, desde el Tantra, el hombre tiene en cuenta este gran conocimiento y, al ponerlo en práctica, obtiene los mayores beneficios, como la gran excitación y apertura de su pareja al sexo.



También, las mujeres en esa parte del mundo, se encuentran libres de culpa o de la imagen de pureza a la que han de someterse desde la cultura occidental basada en las influencias judeocristianas para ser consideradas dignas.



Como última consigna diré que, a veces, es bueno FLUIR con la FRECUENCIA de nuestra pareja, ABRIRNOS, si consideramos que lo bello, lo excitante, lo curativo, lo energético, lo que nos conecta con ella y con nosotros mismos, se encuentra dentro de esta maravillosa ENERGÍA VITAL o sexual.

El SEXO es una fuente de CONEXIÓN con el ÉXITO (f: google)


No tenemos que doblegarnos o forzarnos cuando realmente no estamos conectados de ninguna manera al deseo, pero sería muy positivo y enriquecedor, que nos ABRIÉRAMOS fisiológica, mental y afectivamente para adentrarnos en algo tan sagrado.



Termino comentando que la FRECUENCIA no es tan importante y lo es la CALIDAD.



Pero es indudable que una alta CALIDAD mejorará la FRECUENCIA o al menos el DESEO de la misma.



CALIDAD, FRECUENCIA y DESEO se encuentran estrechamente interrelacionados, por lo que la mejoría en alguno de estos factores, contribuirá a la mejoría de los restantes tarde o temprano.



Una LLAVE para abrir la PUERTA de esta CONEXIÓN: la COMUNICACIÓN, el diálogo, el acercamiento y la disposición a ENTENDER a nuestra pareja.



Meditemos sobre este post si deseamos ABRIRNOS realmente a lo bueno y queremos HACER REALES nuestros sueños. El secreto se encuentra ahí, dentro de la ENERGÍA VITAL.



Gracias amig@s por vuestra conexión y acercamiento. Os siento presentes.



JUNTOS ABRIMOS NUESTRA MENTE PARA HALLAR NUEVOS CAMINOS DE RIQUEZA Y DE ENCUENTRO AFECTIVO.



Besos y os espero muy pronto.



                                             Mayte Pascual










4 comentarios:

  1. es un tema muy complicado, pero lo has tratado muy bien, me gusta mucho como lo has desarrollado.
    Enhorabuna!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Mer. Es complicado porque depende de la interrelación entre dos personas y también porque en los países occidentales hasta hace no mucho, no se hablaba jamás de estos temas. Espero haber contribuido al menos con un granito de arena. Besos y gracias por tu valiosa aportación.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con Mer, has tratado muy bien un tema complicado, lleno de prejuicios y de ideas preconcebidas...

    Un beso! :)

    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose, lo cierto es que nunca lo vi tan complicado, pero en nuestra sociedad es un tema tabú. La complicación siempre la pone nuestra parte más oscura de la Mente, lo que yo llamo depredador interno. Un cálido saludo y hasta pronto!

      Eliminar

Si tienes comentarios que nos puedan hacer crecer a todos anímate a compartirlos.