jueves, 24 de noviembre de 2011

Mi post de Éxito más Personal


Hola a todos de nuevo tras unos días de descanso, amigos. Los que me seguís habréis apreciado que estuve desconectada más tiempo del habitual. Y así es. 

En ocasiones la Vida tiene otros planes preparados para nosotros, distintos a los que establecimos, y es necesario que dejemos todo y nos ocupemos del momento presente en el que estamos sumergidos. 

Estos días fueron difíciles para mi porque perdí a un gran amigo y compañero, mi perro Harón. Un amigo que me acompaño durante los últimos 17 años que estuvimos juntos. 

Los que habéis establecido un vínculo con un animal de compañía me podéis comprender. Ellos nos enseñan el verdadero Éxito que consiste en la Aceptación en todo momento de lo que les ha tocado vivir. 

Es curioso que ante las pérdidas emerja nuestra Estructura Subconsciente enterrada durante muchos años. El dejar partir y decir adiós a un ser querido nos coloca ante uno de los exámenes más difíciles de aprobar. 

Permitirnos pasar un buen duelo es hacer algo por nosotros mismos. Sentir y aceptar el vacío que nos deja la pérdida de un compañero, nos abre el corazón para volver a amar cuando estemos preparados de nuevo. 

Como muchas personas en el mundo, aprendí siendo muy joven aún, lo que significa perder a un ser querido. Con tan solo 12 años perdí a mi madre tras un largo período de enfermedad y unos pocos años después fallecía mi único hermano en un accidente de tráfico. 

La huella que estos trágicos acontecimientos dejaron en mi mente subconsciente, junto con el dolor soterrado que me causaron, impidieron que volviera a sentirme viva hasta muchos años más tarde. 

Cuando alguna circunstancia negativa te parte el alma, aprendes a vivir como un autómata, sin sentimientos, fríamente, creyendo que lo tienes todo controlado para que nunca nada ni nadie pueda volver a causarte semejante herida. 

Por supuesto que no eres consciente de ello y sólo te das cuenta cuando otro lazo emocional profundo rodea tu corazón y te abre a la vida de nuevo. 

Durante los años que llevo ejerciendo mi profesión, he podido ver cómo existen personas que nunca vuelven a confiar en nadie y cierran su corazón herméticamente a la Vida. 

Yo viví así más de una década. Es una vida mecánica, apagada, solitaria. Si no tienes personas a las que les importes, nadie nota nada en tu apariencia. Sólo tú sabes que nada te motiva para levantarte cada mañana, que nada te interesa suficientemente como para volver a oir tus latidos ni tu respiración. Muchos te ven incluso como una persona “normal”. 

Cuando tenemos que vivir situaciones traumáticas en la Vida, nunca estamos preparados. Siempre nos pilla por sorpresa, vulnerables. 

Si es en una etapa temprana, nos marca para siempre y, si no crecemos interiormente, nos podemos convertir en seres carentes de pasión por la Vida y por las relaciones. 

Así trabaja y se forma nuestra Mente Subconsciente. Aquí no existen controles ni engaños. La herida puede no ser reconocida por la razón, sin embargo, nos mantiene prisioneros de su profundidad creando una huella marcada por el dolor y la desconfianza. 

Los vínculos que establecimos en nuestro pasado o la ausencia de los mismos, formarán la Estructura de nuestra Mente Subconsciente, y aunque nos creamos que “controlamos” nuestra vida, emergerán en un momento u otro de la misma, cuando aparezcan situaciones problemáticas semejantes a las vividas. 

La única forma de superar estas huellas que nos mantienen prisioneros es Permitiendo que se Cree un NUEVO VÍNCULO, basado en la Autenticidad, en la Confianza y en el Perdón.


Jamás ninguna corriente psicológica sanó a nadie. Lo creo firmemente a pesar de dedicar muchos años de mi vida a la formación postgrado y a trabajar como psicóloga y terapeuta. Da igual si hablamos de psicoanálisis, de terapia cognitiva, de gestalt o de lo que quiera que sea. 

Lo que nos enfermó fueron Vínculos enfermos o traumáticos que generaron “Surcos Subconscientes” tendentes a la repetición del fracaso y del abandono. Y lo que precisamente nos SANA es el VÍNCULO que establecemos con el terapeuta u otra persona, junto con la Confianza que es capaz de generarnos. 

Si un terapeuta ha tenido calificaciones excelentes en su curriculum pero nunca ha tenido que superar ninguna dificultad personal en el vivir por sí mismo, no podrá ayudar óptimamente a nadie.  

Es como si pretendiéramos que nos guiara para subir una majestuosa montaña alguien que jamás ha estado en la misma ni en semejantes. 

Sí amigos, sané porque me encontré en mi entorno personas valiosas que me ofrecieron su mano. La Vida fue y es, muy generosa conmigo. También me dio la llave más valiosa: mi Mente. 

Todos tenemos el Poder de Elegir CREER en algo, en alguien. Tenemos la capacidad para CREAR nuevas VÍAS, NUEVOS CAMINOS que nos hagan salir del dolor y de la pérdida para poder APRECIAR LA VIDA en toda su majestuosidad y su grandeza. 

Para concluir un Pensamiento y una Creencia muy hermosa sacado del libro de Robin Sharma “Triunfo”:


“Quizá las cosas que nos parten el corazón sean precisamente las cosas que nos ayudan a abrirlo” 



Mi profunda Gratitud a todos, amigos. ESTAMOS EN CONEXIÓN, NOS ABRIMOS A LO NUEVO y JUNTOS CONSTRUIMOS UN NUEVO MUNDO.

                                                                Mayte Pascual




2 comentarios:

  1. Mis felicitaciones mayte! muy buen blog y sobre todo muy buena visión de la vida, es un orgullo leer a personas que están en concordancia con tus ideas. Desde hoy comienzo a seguirte.
    Si visitas mi blog http://rodridc87.blogspot.com/ comprenderás porqué te digo esto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias y encantada Rodrigo. El orgullo es mio por conocer a gente que quiere conectar con los demás y expandirse. El Amor es Expansión y el verdadero Éxito consiste en Conectar, Amar y Crecer. Un cálido saludo y gracias de nuevo. Claro que te visitaré encantada!

    ResponderEliminar

Si tienes comentarios que nos puedan hacer crecer a todos anímate a compartirlos.