domingo, 10 de julio de 2011

Relaciones de Éxito (los Vínculos)

Los Vínculos nos enseñan cómo somos (F:google)
Bienvenidos a este blog amigos. Hoy hablaré de un tema delicado pero muy importante: los Vínculos.

Resulta complejo porque nos cuesta enormemente reconocer cuál es nuestro patrón al vincularnos.

Vínculos son la forma en que establecemos las relaciones con los demás, nuestro comportamiento emocional en esas relaciones, al igual que nuestro comportamiento motor o de acción en las mismas.

A su vez es importante la pretensión (generalmente inconsciente) que tenemos sobre la relación, junto con las expectativas que invaden la manera en la que nos vinculamos.

Dicho de un modo más sencillo, conocemos la forma en la que nos vinculamos a través de nuestros sentimientos y a través de las reacciones físicas o emocionales de los demás y nuestras.

Las relaciones que establecemos con los demás reflejan nuestra estructura interna (F:google)
El problema para mejorar los vínculos surge cuando la persona en cuestión niega ciegamente su responsabilidad en las relaciones que generalmente establece: “las reacciones de los otros no tienen en absoluto que ver conmigo y son culpa de ellos”.

Como ejemplo en la pareja, uno de los dos suele necesitar mayor acercamiento emocional, mientras que el otro necesita alejarse para sentir su independencia.

Respecto a las amistades, en mi profesión he visto personas muy válidas que casi siempre acaban sintiendo decepción con los demás en su nexo con ellos.

Al igual ocurre con el jefe, los compañeros de trabajo, los empleados, los amigos de nuestros amigos, etcétera.

La clave de entrada es asumir la responsabilidad que tenemos en la forma en que nosotros mismos nos vinculamos con los demás.

Existen puntos claves para detectarlo:

-         ¿Cómo empiezo mis relaciones?

-         ¿Cómo se desarrollan o desenvuelven?

-         ¿Cómo suelen acabar o desaparecer?

-         ¿Qué problemas surgen habitualmente y se repiten?

-         Cuando algo no gusta de mi, ¿qué hago?, ¿me repliego?, ¿me enfrento agresivamente?, ¿me hago la víctima?, ¿pregunto qué sucede?, ¿desconecto y corto tajantemente la relación?, ¿desaparezco?

Cuando Confiamos en los Vínculos somos estables (F:google)
Lo verdaderamente cierto para los profesionales es que nos vinculamos con los mismos patrones que otros utilizaron con nosotros en el pasado.

Sus huellas quedaron impresas en nuestra Mente Subconsciente de tal manera que, cuando surgen este tipo de relaciones nos situamos inconscientemente en el lugar en el que nos arrinconaron las personas que entonces estaban interactuando con nosotros.

Si nuestra madre nos hacía sentir culpables de algo que no le gustaba de nosotros, con una alta probabilidad haremos lo mismo con los demás.

La relación con la madre en el pasado influye en nuestros Vínculos (F.google)
Si nuestro padre desaparecía o nunca se encontraba presente, tendremos una alta tendencia a reaccionar de igual modo si somos hombres.

Si somos mujeres, es muy posible que en nuestras relaciones de pareja nos sintamos atraídas sin saberlo hacia hombres que “nunca están”, física o emocionalmente.

La relación con nuestro padre en el pasado influye en nuestros Vínculos (F:google)
¿Cómo es posible que nuestra inteligencia emocional esté tan mermada impidiéndonos ser conscientes de los “agujeros negros” que quedaron grabados en el pasado y que operan sobre nuestra vida, haciendo que nuestras relaciones estén dañadas de la misma manera que antaño?

Sólo las personas que trabajan en Crecimiento Personal superan estos obstáculos emocionales para liberarse de las ataduras que disminuyen la prosperidad en nuestras relaciones.

Cuando nos implicamos en nuestras relaciones y nos responsabilizamos, sanamos (F:google)
En “La patata sabe de ti” observamos cómo los personajes se vinculan con sus respectivas parejas y con sus amigos, según las relaciones familiares que tuvieron.

Si sus madres, de una forma u otra evitaron todo tipo de problemas psicológicos y no quisieron ver qué estaba pasando emocionalmente en sus hijos; los individuos operaron de forma parecida tapando problemas o intentando saltar por encima de los mismos sin haberlos superado.

Si en su casa cualquier problema era un escándalo, la persona reaccionaba ocultando el miedo y las dificultades en sus relaciones el resto de su vida.

Si cualquier fracaso era visto como una desgracia o una invalidez del niño, entonces éste se sentía atraído hacia la minusvalía o incapacidad cuando era adulto, tanto física como psicológicamente.

Los agujeros negros son las relaciones insanas de nuestro pasado (F:google)

Realmente: ¿conocemos nuestros “agujeros negros” o nuestra parte mental oscura (depredador), por la cuál siempre tendemos a concluir nuestras relaciones de una determinada manera que nos perjudica?

He podido comprobar cómo mucha gente prefiere culpar a los seres humanos en general de sus fracasos en sus relaciones, que preguntarse cómo es posible que en infinidad de ocasiones sus vínculos acaben de la misma forma o de manera parecida.

¿No nos parece al menos curioso que generalmente tengamos el mismo problema con la mayoría de las personas con las que establecemos vínculos?

Existen factores complicados que nos mantienen presos de nuestra inconsciencia a la hora de relacionarnos. Somos más capaces de conocer qué nos preocupa, a qué tenemos miedo y por qué estamos tristes; que saber cuál es el comportamiento emocional erróneo a la hora de vincularnos con los demás.

"Percibir" al otro en el Vínculo resulta vital (F:google)

Existen unos pequeños pasos para comenzar a sanar los vínculos para más tarde tener vínculos de Éxito. Daré unos cuantos:

-         Siempre que algo vaya mal en nuestra relación con los demás, preguntarnos de qué forma inconsciente hemos podido contribuir a que el deterioro tuviera lugar.

-         No culpabilizarnos. Saber que no nos han enseñado a ser honestos y dignos en nuestras relaciones con los demás y, por tanto tenemos desconocimiento de las habilidades necesarias.

-         Estar dispuestos a aprender mediante la escucha interna y la escucha de la otra parte del vínculo.

-         Desear una mejor comunicación en la que el sentimiento final sea la Independencia (ver artículo Parejas de Éxito “la Independencia). Independencia emocional para no “engancharnos” en la necesidad de aprobación del otro, ni en la necesidad de que comprenda nuestras razones.

-         Ser sincero con nosotros mismos. ¿Qué aspectos son los que verdaderamente nos importan de la relación? Si solo consiste en “quedar bien” o tener razón, o que el otro cambie; entonces significa que no nos importa el vínculo y que por encima de él está nuestro ego.


La clave final para entender los vínculos es: “si hubiéramos tenido en nuestro pasado alguien que hubiera recorrido medio mundo por recuperar nuestra relación aún habiéndonos equivocado en ella, aún no habiéndonos portado como el otro esperaba, aún habiendo perjudicado a la otra parte; entonces entenderíamos lo que son vínculos auténticos y llenos de apoyo y crecimiento.

Pero sinceramente, ¿quién ha tenido una base así?

Las personas que entienden que en un vínculo profundo a veces las reacciones emocionales no son como esperábamos, pero saben Confiar en el otro, recuperar el sentimiento inicial y son capaces de esperar con paciencia a que el encuentro se vuelva a producir; ésas personas establecen Relaciones de Éxito y Vínculos Prósperos.

Cuando maduramos emocionalmente encontramos la estabilidad en las relaciones (F:google)
En este tipo de vínculos, la madurez emocional está presente, al igual que la independencia para saber vivir y esperar a que las circunstancias puedan cambiar.

Todo esto no significa que una persona con vínculos insanos nunca corte la relación. Por el contrario, si sabe establecer lazos fiables y duraderos, conocerá de primera mano cuándo la relación no merece la pena porque es destructiva.

Como frase final:

“Establecemos las relaciones con los demás según hayamos madurado y según sea la relación con nosotros mismos”

Si somos niños, el vínculo no nos interesa y sólo estará basado en lo que el otro me da, me presta o me regala. Si somos adultos, seremos capaces de conectar con la otra parte de la relación, sentirla, entender sus necesidades e incluso respetar su postura dentro del conflicto.

Amigos, deseo que vuestros Vínculos sean de Éxito, relaciones Prósperas llenas de Crecimiento y Bienestar. NOS ABRIMOS A LO NUEVO, ABRIMOS UN HUECO para el ÉXITO, ESTAMOS CONECTADOS Y CREAMOS UN NUEVO MUNDO ¡AHORA! Besos y mis sentimientos de enorme gratitud a todos por estar ahí, porque estamos unidos y hemos nacido para experimentar el Éxito.

                                Mayte Pascual




2 comentarios:

  1. que bonito nena bueno te voy a poner yo soy timida , de una idea no mucha , si veo bondad me abro , mas si veo no se como decirtelo , crear unas confianzas sin yo darlas , por no saber decir no huyo , antes de hacerlas , un corro de gente a unos les vuelve locos , a mi me pincharia con alfileres , date cuenta no solo es lo que somos , si no que costumbres ya llevamos hechas , como vivimos en relacion social , de que manera das frente a la imagen en valor , no dentro si no fuera , todo hace una esfera , somos muchas cosas en una , pongamos yo marco una aficion , tu tambien , fenomeno hay un nexo , pero a mi la vanidad no me pierde a ti si , es un ejemplo , otra yo vivo en pobreza tu en riqueza , yo en orden , tu en desorden , seria un caos , y puede con alguien sin marcas aficion , timido no fresco , sensible aun sea un pobre pidiendo haya nexo , marcar o saber ante que ser debes quedarte hay , sin invadir su terreno intimo o de libertad , me ha pasado mucho , me cierro vivo a mi soledad aun participo del mundo

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga. Es cierto, cuando vemos y sentimos bondad a nuestro alrededor abrimos nuestro corazón, si embargo a veces hemos de ejercitar nuestra Confianza previamente para que el espíritu reinante pueda transformar su conciencia. Besos y te deseo relaciones de Éxito que llenen tu corazón.

    ResponderEliminar

Si tienes comentarios que nos puedan hacer crecer a todos anímate a compartirlos.