lunes, 9 de mayo de 2011

Hemisferio de Éxito

El hemisferio derecho es el que nos introduce al Éxito
Feliz día a todos amigos. Todos los que seguimos la vía del crecimiento personal deseamos comprometernos con nuestra existencia y con la siembra de las Creencias de Éxito. Por ello, hoy voy a hablar del hemisferio derecho, de su uso y su poder.

Yo estimo que a lo largo de nuestra vida, si vivimos unos ochenta años, podríamos haber usado este hemisferio un 5% tan solo. Creo amigos que estoy siendo muy optimista, ya que solo las personas creativas y los niños, hacen un uso superior de él.

El resto de los humanos utilizan el hemisferio izquierdo que es por excelencia el hemisferio de la lógica, la razón, los conceptos matemáticos, la ciencia, la comprensión del lenguaje, etcétera. En occidente usamos casi únicamente este hemisferio.

El hemisferio derecho, en cambio, se rige por la intuición, los sentimientos, la creación y la fantasía, y es el hemisferio que alberga toda la estructura inconsciente emocional que se aloja tras años de experiencias y vivencias de todo tipo. Las sensaciones que no recordamos, van intrínsecamente asociadas a las experiencias que vivimos y forman la base de la estructura inconsciente que opera ante cada elección diaria. Se puede asegurar que  nuestras reacciones a los problemas, son en su gran mayoría inconscientes. Esto significa que repetiremos y repetiremos los errores que nos llevaron a un callejón sin salida, creyendo que la vida es injusta con nosotros y que tenemos “mala suerte”.

Por ello, muchos autores estiman que diariamente actuamos, pensamos y sentimos de forma prácticamente automática e inconsciente. Tan solo seríamos plenamente concientes en un 2% aproximadamente. Esto significa que en un 98% de nuestro día a día somos inconscientes de nuestro rumbo y de la dirección y orientación de nuestra existencia.

La capacidad para crear está dentro de este hemisferio
Para que entremos en el éxito, hemos de decodificar o suprimir los sentimientos que van adheridos a las experiencias negativas o de fracaso y más tarde introducir en este hemisferio derecho las claves y los códigos del éxito. Sólo así, podremos entrar en las vibraciones de éxito y atraer las experiencias de prosperidad y abundancia.

Los pensamientos positivos son muy buenos, pero no funcionarán por sí mismos si no hemos desactivado anteriormente las experiencias de fracaso grabadas en nuestra mente subconsciente.

Reitero de nuevo que para sentir las vibraciones de éxito, hemos de cambiar previamente la estructura de fracaso que proviene de nuestra zona oscura mental o del depredador. Aún no he entrado en cómo se lleva a cabo esta tarea pero adelanto que para ello es necesario penetrar, a través del control mental para el éxito, en las escenas o experiencias negativas o limitadoras vividas y darles otra salida a los sentimientos asociados a ellas. No tienen por qué ser experiencias traumáticas o graves, tan sólo experiencias que constantemente nos hacen creer que nunca conseguiremos lo que deseamos, como por ejemplo un puesto de trabajo determinado o una situación especial en nuestra vida. Lo más óptimo sería que alguien experto en este tema nos guíe, pues resulta muy difícil operar con uno mismo sin ningún tipo de experiencia en este campo. Sin embargo, podemos ir introduciendo un HUECO para otro código distinto a todos los que tenemos en nuestra mente subconsciente que generará cambios y resultados exitosos si lo vamos manteniendo.

Hoy voy a proponer un pequeño ejercicio que nos llevará al uso del hemisferio derecho y que generará una estructura totalmente distinta a toda la estructura racional o lógica que poseemos. Pertenece a los primeros pasos que hemos de dar para conocer de primera mano este campo de la mente. Consiste en lo siguiente:

-         Respira hondamente y al exhalar, deja que el cuerpo vaya dejando de estar tenso y en estado de alerta. Poco a poco, sin prisas. Tras unos minutos, imagina lo siguiente:

-         Eres un hermoso árbol frondoso y robusto dentro de un bosque muy bello. Siéntete como un árbol. ¿Cómo son tus hojas?, ¿cómo te percibes dentro de la corteza?, ¿cómo percibes la tierra que toca tus raíces?, ¿cómo percibes la suave brisa que acaricia tus abundantes ramas y hojas?, ¿puedes sentir el bosque desde ahí?

-         Alguien humano se aproxima y abraza tu tronco fuertemente. ¿Puedes sentirlo?

-         Una lluvia suave moja tus hojas y la tierra sobre la que estás, ¿qué notas dentro de ti?

-         Tras unos cinco o siete minutos, vuelve a tu cuerpo y a tu estado actual humano y respira de nuevo profundamente llenándote de energía, vitalidad y serenidad. Estás en la sala inicial y te encuentras tranquilo/a.

Si trabajamos con este hemisferio llegaremos al Éxito
Este ejercicio nos pone en una situación complicada si no hemos utilizado nunca el hemisferio derecho ya que no sabemos manejarnos sin la lógica o la razón. Al permanecer de modo constante en el izquierdo, no podemos llevar a cabo esta propuesta.

Sin embargo, un niño lo haría sin ningún tipo de problema porque aún no ha desconectado de su modo intuitivo, creativo e inconsciente. En las personas mayores, cuando lo he introducido en la sesión terapéutica, suele funcionar tan sólo la lógica, y al comenzar ya me están preguntando ¿cómo voy a sentir y percibir como un árbol si no lo soy?, ¿pero dónde tengo la cabeza?, ¿y la piel?, ¿cómo pienso?... Demasiadas preguntas que nos distancian del potencial asombroso de este hemisferio.

Los grandes interrogantes de la vida, como la muerte, nunca obtendrán respuesta alguna desde la lógica, al igual que cuando se nos presentan obstáculos fuertes como una enfermedad o una incapacidad. Tampoco tienen respuesta todos los tipos de pérdidas, tanto físicas como emocionales: el desamor, la pérdida de una amistad, etcétera. Si no sabemos manejar este tipo de experiencias vitales, las cuales aparecerán tarde o temprano, no podremos experimentar el éxito aunque hayamos nacido para vivirlo.

Volveré en otros artículos a tratar este tema tan vital para mí y del que me considero especialista por mis creencias y por tantos años de trabajo con personas. Sólo añadir que si deseamos “entrar” en una estructura de éxito hemos de saber manejar este hemisferio derecho con pequeños ejercicios que os iré proponiendo. El primer requisito es el siguiente:


     ¿Estás verdaderamente dispuesto a creer en lo que la razón denomina como imposible?


Si es así, sígueme. Estamos conectados. Siéntelo, percíbelo, ábrete a lo NUEVO, amigo. Mayte Pascual.






2 comentarios:

  1. Mayte realmente interesante y que cierto , me gusta mucho tu blog lo seguiré. Saludos y enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juan Cruz, son un honor tus palabras. Encantada y un saludo!

    ResponderEliminar

Si tienes comentarios que nos puedan hacer crecer a todos anímate a compartirlos.