jueves, 7 de abril de 2011

Fórmula del éxito (II)

En mi mente existe una Fórmula Personal de Éxito

Bienvenidos amigos. He querido publicar hoy de nuevo la “Fórmula del éxito (II)” para ampliar un factor y explicar mejor los anteriores ya que estadísticamente fue uno de los artículos más leídos por los lectores.

Fórmula Personal de Éxito: 15%< +15%> +Hueco Nuevo + Cambio Actitud

Quiero explicar que el hecho de poner un número como el 15% tiene un sentido para mí. Podría haber sido un 10% o un 20 ó 25%, daría igual. Sólo deseo señalar que significa que un gran número de personas se desaniman cuando no son capaces de llevar a cabo algo desde un sentido estricto de perfección. Piensan en “todo o nada” y en que las cosas “deben hacerse bien o no se hacen”. Esta frase es en muchas ocasiones demasiado aplastante. Si llevamos a cabo un compromiso o establecemos una determinada meta en nuestra vida, es prácticamente imposible no fallar nunca en nuestros principios. Somos humanos amigos y la Vida es una larga carrera de fondo en la que lo que verdaderamente cuenta es la suma final. 15% representa una apertura a mejorar en el porcentaje que sea, da igual. Con prosperar cada día en un 0,02 %, en un año tendríamos un saldo positivo y esto es lo que verdaderamente importa.

Todos hemos conocido brillantes estudiantes que se desanimaron cuando sacaron una nota menos brillante y dejaron todo. “Es suficiente un paso cada vez”. Si desde hoy hasta el último día de nuestra vida sembráramos un 15% por día, el resultado podría ser un bosque maravilloso. Si desde hoy hasta que nos fuéramos elimináramos por día un 15% de pobreza, de enquistamiento, de rigidez, de penuria, de toxicidad, de dolor, de culpa o de sufrimiento sobre nosotros mismos y sobre la Tierra, nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro mundo se renovaría y generaría abundancia y Luz. Cuando se ensucia poco, el organismo tiene suficientes mecanismos para eliminar residuos y para limpiarse a sí mismo. Pues igual sucede con el planeta y la Tierra en que vivimos amigos.

Así que fuera frases radicales, fuera rigidez y fuera las visiones únicas sobre las cosas, las personas y los acontecimientos. Al eliminar ese 15% de cualidades negativas de pobreza, es entonces y sólo entonces cuando podemos “entrar en el HUECO”, dejar espacio para todo lo NUEVO, pero no sin antes permanecer en el vacío próspero generador de ideas, de creaciones. Este vacío es como el “útero universal”. Sentirlo y experimentarlo te renovará y te llenará de energía para el verdadero cambio.

Por supuesto amigos, limpiar, eliminar o disolver las cualidades negativas generadoras de pobreza física y mental, significa entrar en nuestro hemisferio derecho o en nuestra mente subconsciente, llegar al núcleo del daño que supuso nuestro pasado, los mensajes que los que estuvieron cerca nos dieron, las conductas que vimos como ejemplos de otras personas que no sabían educar, y un largo etcétera, y desde una parte muy profunda de la mente subconsciente “teclear el out” eliminando esta estructura de pobreza desde el sentimiento de nuestro poder de elección.

Ahora estaríamos verdaderamente preparados para el HUECO. Aunque ya estamos en zona de los seleccionados para el éxito, aún tenemos que resistir el estado de incertidumbre, de no saber realmente quién soy, qué quiero, qué necesito. Acordaros que el proceso es disolver una estructura de la personalidad para más tarde generar la verdadera estructura de éxito. Supone poder soportar entrar en el VACÍO, en el desconcierto, en la no-identidad.

Es aquí cuando trabajo con la persona para que genere auténticas cualidades de éxito, como la confianza en sí mismo y en la Vida, la elección de liberarse emocionalmente de aquellos que nos hicieron daño, dejarles partir para sentirnos libres para experimentar nuestro verdadero y auténtico YO. La actitud de éxito parece sencilla a priori, pero quién quiere llegar a la cima sin titubeos tiene que prepararse a fondo para conocer cuándo no está teniendo ni sintiendo ese mismo éxito que tanto anhela. La actitud de éxito es tener unas creencias firmes y sostenidas de Abundancia infinita, de riqueza. Estas firmes creencias distan mucho de la adoración a lo físico, a lo material y a lo meramente terrenal.

La persona de éxito tiene una actitud de agradecimiento constante y profundo por la abundancia física que siente, pero sabe, desde la experiencia profunda interna, que la riqueza verdadera reside dentro de sí y que no está sujeta a cambios o vaivenes, a robos o desórdenes. La actitud auténtica de éxito se apoya y se basa principalmente en las creencias profundas de Paz y generadoras de prosperidad y riqueza.

Por fin, quiero añadir un factor a la Fórmula Personal de Éxito. Ese factor es la creación de NUEVOS HABITOS. Los hábitos no son sólo hechos o determinadas conductas, que también, sino hábitos de pensamientos de riqueza y bienestar, hábitos para sentir y celebrar que la Vida recorre nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra energía. Si a esto le añadimos para cerrar y consolidar estos cambios una nueva conducta o un nuevo comportamiento y lo repetimos o reiteramos de forma habitual, entonces cerraremos al 100% la Fórmula Personal del Éxito.

Ahora la fórmula definitiva sería:

Fórmula de Éxito =15%< + 15%> + Hueco Nuevo + Cambio Actitud + Nuevos Hábitos              

Queridos amigos, pongámosla en práctica un poco cada día porque no disponemos aquí y ahora de la eternidad. Para eso hemos venido a materializar nuestra energía en un cuerpo y en una vida. Siempre estamos a tiempo cuando tomamos conciencia de nuestro verdadero Ser y cuando lo intentamos de forma auténtica.

Me han pedido algunos lectores que hable sobre cómo se convierten los pensamientos negativos (pertenecientes a la estructura psíquica de "el depredador"), en positivos. Gustosamente lo llevaré a cabo en el siguiente artículo.  Besos a todos y hasta muy pronto: Mayte Pascual.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tienes comentarios que nos puedan hacer crecer a todos anímate a compartirlos.