miércoles, 9 de marzo de 2011

Del daño al Éxito

     Hola de nuevo, amigos. La función de este artículo es aprender a distinguir cuándo estamos violando las leyes que nos conducen a la Prosperidad. Existen numerosos autores que admiro profundamente los cuales nos indican en sus obras esas leyes generales. Eckhart Tolle, Deepack Chopra, L. Hay, y un largo etcétera, nos guían para comprender que los aspirantes al éxito tienen que aprender y aprehender un nuevo conocimiento de la Vida.

     Existen muchas formas o maneras de hacerse daño a uno mismo. Enumero unas cuantas:

          - Cuando tapamos o evitamos un problema.
          - Cuando nos mentimos sobre ese problema.
          - Cuando introducimos en nuestro día a día "sustitutos"que con el tiempo podrían llegar a ser adicciones, con el fin de no enfrentarnos a las frustraciones que conlleva la vida.
          - Cuando nos introducimos o mantenemos relaciones insanas que no nos valoran, que nos perjudican, con tal de sentirnos aprobados o aceptados.
          - Cuando no aceptamos la propia responsabilidad sobre lo que nos "está ocurriendo", incluídas las malas relaciones del tipo que sean (laborales, familiares, de amistad o de pareja).

     Y ¿por qué somos así de complicados?. Pués muy sencillo: porque tenemos en la mente una Estructura Subconsciente que proviene de nuestro pasado, de todas las experiencias y recuerdos emocionales que vivimos. Esta estructura, que representa un 97% de nuestra mente, se encuentra "apegada" a la pobreza, a la incapacidad y a la limitación que otros nos hicieron creer sobre nosotros mismos. Pero amigos, ahora y sólo ahora, somos nosotros los responsables de que permanezca en lo más hondo de nuestro mundo psíquico. Por lo tanto pongámonos a trabajar en ello sin agobios.

     Nuestra protagonista Mara, no quiere darse cuenta de que su relación de pareja se encuentra totalmente dañada. No quiere darse cuenta de que echando las culpas fuera no hace sino perpetuar y consolidar el problema con el hombre con el que vive. Tampoco se da cuenta de que pensando y hablando constantemente mal de su pareja está "sellando" el malestar y el sufrimiento que experimenta. No puede aceptar su responsabilidad sobre el mismo. Es mucho mejor buscar "sustitutos emocionales" que la proporcionen el bienestar que perdió, por ejemplo, la búsqueda de otras relaciones, el apego a la necesidad constante de reconocimiento, la comida y el placer compulsivo.

     Álex, su pareja, no parece necesitar buscar ese tipo de placer compulsivo que envuelve la mente de Mara. Pero es solo una apariencia externa, pues interiormente huye igualmente de enfrentarse a su sentimiento de inferioridad para atraer a una mujer que le valore y huye de querer mejorar económicamente y profesionalmente su vida. Su huida consiste en la pasividad, en la apatía, en encerrarse en sí mismo y olvidar con pequeñas cosas su malestar, olvidar que puede mejorar notablemente la versión de sí mismo. Igualmente, tampoco acepta la responsabilidad sobre lo que está experimentando o viviendo. En eso, ambos son iguales, por eso están fuera del camino que conduce al éxito o a la prosperidad.

     Amigos, antes de despedirme os diré que gracias profundas por estar ahí, por ser mi estímulo para seguir escribiendo y por intentar ser conscientes de que deseáis crecer más y más. En la próxima entrega os hablaré de la Mente Subconsciente os iniciaré en alguna clave para comenzar a desprogramarla a través de un ejercicio frente al espejo. Un afectuoso saludo a todos y hasta muy pronto. Mayte Pascual.
borrador

3 comentarios:

  1. Ke interesante!! No dejes de escribir!! :D

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias María Pilar por tu apoyo, para mi es importante. Un beso.

    ResponderEliminar

Si tienes comentarios que nos puedan hacer crecer a todos anímate a compartirlos.